Justo tres semanas después de que el último patito se convirtiese en la cena de una gaviota.

El tiempo de incubar una nueva puesta.

Patitos_2

Otra lección para mis hijos.

La vida abriendose paso de nuevo.